Es una realidad que hoy existan una gran variedad de métodos anticonceptivos, pero también es una gran verdad la desinformación que existe respecto a cómo usarlos y cuáles existen. Un embarazo no deseado puede prevenirse, la recomendación es acudir al médico para asesorarte de las diferentes opciones que tienes.

 

Cuando una persona comienza su vida sexual surgen diferentes cuestionamientos, como, por ejemplo: ¿qué método anticonceptivo es más eficiente? ¿Es verdad que aún así puedo quedar embarazada? ¿Qué método debo utilizar si acabo de ser mamá?, entre otros más.

 

Los anticonceptivos durante la lactancia no se pueden consumir si contienen estrógeno, solamente podemos utilizar los que tengan progesterona, además, tenemos varias alternativas anticonceptivas para decir cuál se acomoda a nuestras necesidades.

 

Las pastillas anticonceptivas es el método más conocido en el mundo y uno de los más utilizados, pero su eficacia suele fallar con frecuencia; ya que, en el mayor porcentaje de los casos, se olvida la toma de la pastilla y la función del tratamiento pierde la efectividad. Esto no quiera decir que este método no sea efectivo, pero si la constancia no es algo tuyo, es mejor elegir un camino diferente.

 

Gracias a la tecnología, tenemos al alcance métodos innovadores que funcionan con mayor facilidad, como los inyectables, que únicamente se tienen que poner una vez al mes. Su efecto no tiene muchos efectos adversos y los cambios hormonales que generan otros anticonceptivos, no son válidos en este tratamiento.

 

Los métodos inyectables nos ofrecen una serie de libertades y beneficios; su efectividad para prevenir embarazos llega hasta un 99.98%. No tienen repercusiones en el organismo, así que podemos ocuparlos hasta donde queramos y sea necesario, para después retornar a la fertilidad cuando se decida tener un embarazo planificado.

 

Antes de tomar una decisión, debemos asistir con nuestro médico, para que él pueda generar una historia clínica adecuada del cuerpo y así seleccionar el método anticonceptivo que más nos convenga, para evitar un embarazo no deseado. Planear nuestro futuro es sencillo, siempre y cuando las decisiones anticonceptivas que se tomen, sean las correctas.