A lo largo de tu vida como mujer, puedes experimentar una serie de eventos que van a marcar tu desarrollo sexual: la primera menstruación, la primera relación sexual, el embarazo, el parto, la menopausia y el climaterio.

 

En ocasiones, las palabras menopausia y climaterio se usan indistintamente, pero no significan lo mismo. El climaterio es el momento en el cual se termina la vida reproductiva, mientras que la menopausia se refiere a la desaparición definitiva de la menstruación por un periodo aproximado de 12 meses, producto del fallo de la función ovárica. Si aparece antes de los 40 años, se le llama menopausia precoz.

 

Y cuando llega el momento de decir adiós a la menstruación, sea a los 40 o a los 50, ¿a todas las mujeres nos afecta de igual manera? En absoluto.

 

Cada mujer vive su propia menopausia

Primero, hay que recalcar que los diferentes estudios que se han realizado demuestran que la forma como las mujeres vivimos la menopausia depende de múltiples factores: hereditarios, de dieta, estilo de vida, medio social y/o actitudes culturales. No hay patrones definidos.

 

No obstante, según la Organización Mundial de la Salud, nada impide que la mujer sea mental y sexualmente sana durante esta etapa y durante el climaterio.

 

Para entender los cambios que genera en el organismo, debemos entender que la menopausia tiene repercusión en diferentes órganos y sistemas. Por ejemplo, se pueden dar cambios importantes a nivel de nuestros huesos, en la piel, en el aparato cardiovascular, en los órganos genitales y urinarios, y hasta cambios neurológicos que se pueden manifestar en el comportamiento.

 

¿Por qué acudir al médico durante la menopausia?

Sin duda el principal motivo por el cual acudimos a la consulta del médico son los famosos bochornos. Una sensación de calor extremo que puede ir acompañada de signos de enrojecimiento en cara, cuello y sudoración. Entre 65% y 70% de las pacientes sufren estos síntomas, que cuando son severos obligan a consultar al médico.

 

Aunque no se conoce la causa de los bochornos, juega un papel importante la disminución o falta de estrógenos, una hormona que producen principalmente los ovarios. Para tratarlos, existe la terapia hormonal, que tiene eficacia comprobada en el caso de los bochornos. A partir de tu historial y expediente clínico tu médico decidirá si es necesario un tratamiento hormonal o natural.

 

Por ello, es importante consultar a un médico, quien además puede ayudarnos con otros síntomas para que sigamos disfrutando de una mayor plenitud física, psíquica y social en una etapa de nuestra vida difícil de asimilar.

 

Exige un tratamiento personalizado

El médico deberá explicarte de forma clara las implicaciones de la menopausia y los tratamientos disponibles para sobrellevar las molestias, procurando el mayor bienestar y calidad de vida posibles.

 

Para ello, pide un análisis pormenorizado de la totalidad de tu historia clínica y de tu estado de salud, con base en el cual te darán las indicaciones, considerando además la probabilidad de que el proceso paralelo de envejecimiento requiera un tratamiento individualizado, al margen de los cambios fisiológicos propios de la menopausia y el climaterio. Adicionalmente, el médico puede poner a tu disposición todos los recursos multidisciplinarios con los que cuenta para que te sientas mejor.

 

Lo que te debe quedar claro es que la menopausia no es el final de la vida, sino el comienzo de una etapa que ocupa casi la tercera parte de la vida femenina y en la cual, como mujer, puedes continuar siendo tan vital y productiva como siempre.