Hoy en día los problemas gastrointestinales parecen ser el problema mayor de la población, incluso cuando solamente se trate de eventos pasajeros. Cada día son más las dudas acerca de si es normal que ir al baño no sea recurrente (al menos una vez al día), que si la inflamación es normal, que la gastritis y el reflujo se han vuelto un tema del diario.

 

En realidad, mucho de lo que se padece hoy en día con respecto de los problemas gastrointestinales tienen relación directa con los alimentos y las emociones. Desde luego, determinar qué puede estar ocasionándolo ha de resolverse con tu médico; sin embargo, nos han preguntado acerca de problemas comunes y a continuación hablamos un poco de cada una de ellas:

 

Gastritis o colitis, ¿qué tengo?

De forma general, podríamos decir que es más sencillo saber qué es dependiendo la zona en la que existe dolor, pues la gastritis es, a grandes rasgos, inflamación en el estómago, propiamente en el tejido, mientras que la colitis es la inflamación en el colon. Se llegan a presentar hasta en 35% de los mexicanos, sin embargo, afecta más a las mujeres. No tomemos a la ligera determinar la condición que se padece únicamente si el dolor es arriba o por debajo del ombligo, ya que los demás síntomas nos indican no solo el padecimiento, sino lo avanzado que pueda estar.

 

¿Es normal que esté estreñido todo el tiempo?

Definitivamente no, y en algunas ocasiones se puede prevenir o aliviar tomando acciones básicas. Por ejemplo: ¿cuánta fibra consumes al día? ¿Tomas suficiente agua? Recordemos que ingerir fibra, aunque sea natural, te dará pocos resultados si no tomas suficiente agua. También es importante poner atención en la calidad de alimentos que consumes; es decir, no es lo mismo consumir comida que nos da la naturaleza a comida de paquetitos. En México se ha reportado que 43.6% de las personas toman laxantes, suplementos de fibra o tés para evacuar. Nuevamente será tu médico quien te indique cuál es la raíz de tu problema y podrá darte las soluciones que requieres.

 

 

¿Cómo sé si mi digestión no es la mejor?

El cuerpo es sabio y nos indica todo el tiempo si necesitamos hacer algo para ayudarle. En el caso de la digestión, normalmente los síntomas se presentan muy claros. Por ejemplo, si aún no terminas de comer y sienes inflamación, dolor, gases, etc., algo está ocurriendo. La falta de hambre también puede indicarnos un desorden gástrico, así como el hambre en exceso todo el tiempo.

 

Hay que ser proactivos cuando de atender los temas de salud se refiere; nunca podrá sustituirse el conocimiento y experiencia de tu médico. Haz lo que te dice y sigue su receta para encontrar la mejoría de salud que estás buscando.