#LoQueDiceTuMédico

Mira, con otros ojos, tu receta médica ¡Te conviene!

Dicen que cada persona observa el mundo con distintos ojos y tienen razón pues los estudios, experiencias e intereses son distintos. Por ejemplo, los arquitectos ven los planos de su construcción con detalles que para otros pasan inadvertidos, lo mismo ocurre con los doctores y su receta médica.

De esta manera, la prescripción se elabora únicamente por un profesional de la salud que escribe datos sustentados en experiencia y conocimiento. Por eso, dicho documento ayuda a conocer las indicaciones farmacológicas de los tratamientos, así como las dosis, los intervalos y la duración del tratamiento.

Afortunadamente en México contamos con instituciones que protegen nuestra salud con una regulación robusta para que la receta médica que te entregue tu doctor contenga ciertos datos que la hacen legal. Es decir, los médicos no colocamos lo que queramos en la receta, sino que está normado por las autoridades sanitarias de nuestro país.

Así, entre la información que debe contener tu receta médica, y que deberás checar cada vez que la tengas en tus manos, está:

  • Fecha
  • El nombre completo del médico
  • La Cédula Profesional, emitida por la Dirección General de Profesiones
    En caso de que tu doctor cuente con una o varias subespecialidades también debe aparecer la cédula correspondiente
  • Nombre de la institución que emitió el título de médico
  • Domicilio completo del consultorio de tu médico
  • Número telefónico del consultorio (algunos incluso colocan un número de emergencias)
  • Firma autógrafa de tu médico

¿Te habías dado cuenta que toda esa información está presente en cada una de las recetas que expiden tus médicos? Pero eso no es todo, pues también hay información que habla del paciente. Es decir, no solo hay datos de tu doctor sino también de la persona a la que va dirigida la prescripción, entre ellos están:

  • Nombre completo del paciente, así como su edad.
    Por ejemplo, cuando los pacientes son hermanos, debe tener cada uno de ellos su receta médica. No se puede compartir, aunque tengan la misma enfermedad o condición.
  • La lista de los medicamentos que prescribe con su denominación distintiva.
    En algunos casos la denominación genérica.
  • La frecuencia y duración del tratamiento son clave.
    Para ello tu médico deberá evitar cualquier tipo de abreviaturas en la explicación de la frecuencia y duración del tratamiento, pues con ello se previenen posibles errores en la interpretación.
  • También están las instrucciones para el paciente.
    Que hagan referencia a las consideraciones de uso del medicamento, así como la dosificación, frecuencia y duración del tratamiento.

Es por eso que la receta médica es un documento muy importante, cuyas instrucciones no deben cambiarse bajo ninguna situación; únicamente será el médico —el que la expidió— es la persona autorizada para cambiarla o modificarla de acuerdo con su experiencia y con el conocimiento de su paciente.

Recuerda que es esencial recurrir a tu médico —que ya te conoce y sabe de la situación médica que tienes— ante cualquier duda respecto de los elementos que integran tu receta. Siempre acércate a él para resolver tus inquietudes lo más pronto posible.También es importante evitar el uso de recetas que no son tuyas. Tampoco te automediques y evita utilizar remedios caseros o suspender el tratamiento antes de tiempo —completa las dosis y los tiempos indicados—. No olvides que todas las recetas médicas deben seguirse conforme a las indicaciones y recomendaciones de #LoQueDiceTuMédico.

En caso de tener dudas con la información de tu receta y no puedas localizar a tu médico , te sugiero que contactes a las asociaciones médicas que certifican a tu doctor. Otra opción es acercarte a los programas de apoyo a pacientes que tienen los diversos laboratorios médicos.

COMPÁRTELA:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR