#LoQueDiceTuMédico

Ahorra sin dejar de cuidar la salud familiar

¿Qué podemos hacer para ahorrar en el cuidado de la salud de nuestros seres queridos?

Seguramente has escuchado la frase “lo barato sale caro” en algún momento de tu vida, pero ¿aplica esta frase cuando se trata de nuestra salud y la de los niños?

Seamos realistas, existen cientos de prácticas en las que solemos caer sin darnos cuenta, con la finalidad de ahorrar un poco, pero que, en muchas ocasiones, lejos de ayudar, terminan por hacernos gastar más de lo que habíamos pensado. Entonces, ¿qué debemos o no debemos hacer para ahorrar en el cuidado de la salud de nuestros seres queridos?

Atiende la enfermedad desde el primer síntoma
A veces creemos que las molestias en el estómago o garganta se deben a algo tan simple como haber comido comida chatarra o algo frío y que con el tiempo se quitará, pero en ocasiones, ese primer síntoma termina por evolucionar hasta convertirse en una enfermedad más fuerte que requiere de un tratamiento más complejo. Así que lo primero que puedes hacer, es consultar con el médico y que sea él quien decida si es necesario acudir al consultorio para una revisión.

Evita los remedios caseros
Muchas veces no somos muy conscientes de los riesgos que esta práctica podría tener, ¿pero qué daño podría hacer un té caliente o una compresa de hojas? Sencillamente porque en la mayoría de los casos, los remedios caseros calman las molestias de una enfermedad, pero no la eliminan desde el origen; esto se traduce en diagnósticos tardíos y tratamientos más complejos de lo que pudieron ser si hubiéramos ido al médico desde el inicio.

No “recicles” recetas
¿A qué se refiere esto? Cuando hay más de un niño en casa, suelen contagiarse las enfermedades, por lo que parece muy sencillo tomar la receta que el médico le dio a uno de ellos, para atender al otro, ¿pero por qué no se debe hacer esto?

La respuesta es muy simple: las recetas son personalizadas y se crean a partir de los síntomas y causas de la enfermedad de la persona en cuestión y, aunque las enfermedades pueden parecerse, no se desarrollan de la misma forma en todas las personas, además de que nos arriesgamos a que se presenten reacciones alérgicas al medicamento, que en algunas ocasiones llegan a requerir hospitalización.

Escucha siempre #LoQueDiceTuMédico
Ante cualquier enfermedad, lo primero que debemos hacer es contactar al experto, al médico y apegarnos a la receta, esto significa no aceptar medicamentos que se le parezcan al que el médico prescribió solo porque es más barato, si llegas a la farmacia y quieren cambiar tu receta o las medicinas se salen de tu presupuesto, lo mejor es comunicarte con tu médico y preguntarle por otras opciones de tratamiento.

Y recuerda: sí existe una receta para cuidar y mantener la salud de tus hijos: la del médico. Así que evita la automedicación, los remedios caseros y siempre escucha #LoQueDiceTuMédico.

COMPÁRTELA:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR