#LoQueDiceTuMédico

¿Cómo saber si tengo problemas de colesterol?

Llegó septiembre y, como cada año, comienza el incremento en el consumo de alimentos altos en grasas. ¿Cómo resistirse a los platillos especiales para los festejos patrios?

Irónicamente el día 19 de este mes se conmemora el Día Mundial del Colesterol, que nos recuerda la importancia de evitar riesgos al seguir #LoQueDiceTuMédico. Para empezar, debo aclarar que el colesterol es una sustancia esencial, pues es básica para la formación de organelos en las células, además de ser el componente más importante de varios tipos de hormonas fundamentales para la transmisión y el buen funcionamiento del cuerpo en general.

Ahora bien, existen dos tipos de colesterol que seguramente has escuchado mencionar como el “colesterol bueno”: HDL, y el “colesterol malo”: LDL. Básicamente la diferencia radica en lo que hacen.

Por ejemplo, la mayor parte del colesterol que tenemos en el cuerpo se produce en el hígado, que normalmente secreta la cantidad que necesitamos. Cuando produce más colesterol del que se necesita, el excedente comienza a acumularse en venas, arterias y órganos, provocando obstrucciones que derivan en consecuencias graves.

Es precisamente en esta sobreproducción dónde radica el problema. Imaginemos un camión repartidor que distribuye el colesterol en células y órganos que lo necesitan para la formación de proteínas, pero cuando ocurre la sobreproducción, compacta y aprieta de tal modo que comienza a tapar arterias, en tanto que el colesterol bueno recoge los excedentes y evita que se acumulen.

Los factores de riesgo están asociados a enfermedades adyacentes. Por ejemplo, la diabetes mellitus provoca el exceso de colesterol y triglicéridos. Malos hábitos como el tabaquismo, sedentarismo y falta de actividad física fomentan la acumulación de colesterol.

En México, la Encuesta Nacional de Salud realiza una evaluación a las personas para conocer si se han realizado estudios de colesterol. Al comparar los resultados de la encuesta 2012, en la población general (tanto femenina como masculina), un 13% de los entrevistados tenía niveles elevados de colesterol y triglicéridos, mientras que en 2018 el porcentaje subió a 19.5%. De esta cifra global, en 2012 las mujeres reportaron un 14.1% y para 2018 se elevó a 21%. En el caso de los hombres subió de 11.7% a 17.7%.

Cuando este problema se asocia a otras condiciones resulta más complejo: tan solo la hipertensión arterial en 2012 era del 16.6% y para el 2018 fue de 18.4%, por lo tanto, se incrementaron los riesgos cardiacos asociados al colesterol.

Desde siempre hemos sabido que esta enfermedad es silenciosa, puede haber síntomas muy inespecíficos (edema de piernas, boca seca y vértigo) pero las complicaciones más importantes son el infarto, el evento vascular cerebral (la manifestación con secuelas irreversibles) e incluso la muerte.

Por lo anterior, es importante realizar estudios y perfiles químicos, o un perfil completo, de acuerdo con #LoQueDiceTuMédico, por lo menos una vez al año para saber cómo están los niveles de colesterol.

Tu médico interpretará y sabrá definir a detalle los niveles de “colesterol bueno” y “colesterol malo”, así como los pasos a seguir de acuerdo con lo más adecuado para tu caso.

Entre los buenos hábitos para mantener los niveles saludables de colesterol se recomienda actividad física, por lo menos de 20 a 30 minutos diarios, además de una buena alimentación porque, si bien la mayor parte del colesterol se produce en el hígado, una fuente importante se debe a la cantidad que consumimos en los alimentos.

Los alimentos que elevan el colesterol son:

  • Huevo
  • Lácteos enteros
  • Mariscos
  • Vísceras
  • Cacahuates

Por ejemplo, cuando consumimos carne debemos procurar que sea la carne magra y tratar de evitar grasas para una buena reducción del colesterol.

El único que tiene la capacidad para precisar los niveles de colesterol es nuestro médico y sólo él puede determinar si nuestro nivel es peligroso o no. Se considera que una persona tiene solamente el “colesterol malo” (LDL) elevado cuando está por arriba de 160, pero si un paciente tiene diabetes, el colesterol LDL deberá estar por debajo de 100, por ello se debe seguir #LoQueDiceTuMédico. La automedicación provoca daños irreversibles. Recordemos que todos los fármacos pueden tener efectos adversos y en el caso de los medicamentos que sirven específicamente para mantener los niveles de colesterol, debemos tomar solamente las medicinas que nuestro médico nos indica, pues con su receta nos personaliza el tratamiento. Tanto los programas de pacientes como la educación médica continua, resultan herramientas fundamentales de apoyo para las personas recién diagnosticadas con la enfermedad, porque en la mayor parte de los casos, el tratamiento es para toda la vida y es de vital importancia que haya un seguimiento puntual a las indicaciones y recomendaciones del médico que ya te conoce. Finalmente, debemos recordar la importancia de realizar estudios periódicamente, pues esta es una enfermedad silenciosa cuyas consecuencias pueden resultar graves e incluso fatales, por ello para mí es un orgullo aceptar la invitación del movimiento #LoQueDiceTuMédico para fomentar juntos la salud de todos los mexicanos.  

COMPÁRTELA:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR