Resulta común cuando manifestamos algún malestar digestivo –como acidez o dolor–, recurrir a los remedios caseros o a los medicamentos de libre venta (en un acto de automedicación) y nos sentimos más o menos bien para posteriormente olvidarlo, pero esta costumbre, a la larga, puede enmascarar síntomas de enfermedades graves.

El día de hoy quiero platicarte acerca de dos graves neoplasias (cánceres) que afectan a nuestro sistema digestivo: el cáncer de estómago, con 5,800 nuevos casos anuales, y cáncer de colon, cuya incidencia es de 6 mil casos al año en nuestro país. La buena noticia es que ambos son curables al 100%, si los detectamos a tiempo; la mala es que son muy pocos por falta de información y, sobre todo, de concientización.

El cáncer de colon se manifiesta por cambios en la frecuencia de evacuación, con un súbito cambio de evacuar diariamente a periodos más espaciados, de dos a tres días, con la presencia de sangre, dolor abdominal y una notoria disminución de peso. Ahora bien, muchos pacientes creen tener colitis crónica o divertículos, pero la realidad es que todo paciente debe ser explorado ante la posibilidad de un tumor oculto.

Por su parte el cáncer de estómago presenta evacuaciones color negro, así como dolor constante y persistente que no se calma con analgésicos y una sensación de plenitud más rápido con menos alimento. Los síntomas se pueden confundir y resulta necesario mencionar que una úlcera puede derivar en cáncer, por esto debemos recurrir a nuestro médico de manera inmediata, para que diagnostique, descarte afecciones e inicie un tratamiento adecuado.

Si bien el cáncer de estómago es más común en Asia debido a factores hereditarios, en México tenemos una prevalencia alta en el estado de Chiapas, sin relación alguna con alimentos o picantes, mientras que se detectan más casos de cáncer de colon, gracias a que la gente está erradicando el tabú de la colonoscopía (en México realizamos cerca de 300,000 al año).

En cuanto a factores de riesgo, los antecedentes familiares en ambas neoplasias juegan un papel esencial y quien esté en esta situación debe acudir con su médico. Afortunadamente las pruebas cada vez son menos costosas y podemos detectar o descartar rápidamente estas enfermedades.

Es por ello que no debemos automedicarnos, particularmente para el cáncer de colon existen supuestos lavados colónicos que no sirven en absoluto y representan un riesgo para la salud. Además el uso de laxantes crónicos en pacientes que no pueden evacuar es un dato importante, por ello un diagnóstico temprano puede significar una mejor oportunidad en cuanto a supervivencia.

En la Asociación Mexicana de Gastroenterología, organización sin fines de lucro y fundada desde 1935, nos interesamos por la salud de los mexicanos y estamos comprometidos con la difusión científica y el estudio del aparato digestivo, sus funciones, las principales enfermedades que lo afectan, la educación médica continua y la investigación. Para ello, nos unimos activamente a la campaña #LoQueDiceTuMédico, para compartir el conocimiento multidisciplinario y sembrar la concientización de acuerdo con nuestros objetivos de salud para los mexicanos.