Si durante los meses recientes has tenido inquietudes sobre tu tratamiento y las medidas a seguir en las visitas a tu médico, así como la continuidad en los cuidados de tu salud durante la pandemia, no estás solo. Por ello hoy te explicaré todo lo que debes saber antes de acudir a consulta.

A todos nos han surgido preguntas durante estos meses de cuarentena: si guardarnos o acudir a consulta o programar una cita vía teleconferencia. Por ello debemos evaluar si nuestra necesidad puede ser resuelta a distancia o si se requiere realizar una visita al consultorio de tu médico.

En algunos casos de molestias generales o si te cayó mal algún alimento –incluso al despertar con un dolor de garganta– que pueden ser atendidos sin salir de casa. Te recomiendo que en caso de alguna eventualidad de este tipo le hagas una llamada a tu médico para que evalúe la necesidad de acudir presencialmente o realizarlo vía telefónica (incluso por videoconferencia).

Los casos donde es inminente acudir a consulta –atendiendo todas las medidas sanitarias e indicaciones de las autoridades de salud– es cuando ya explicaste a tu médico y él considera que lo mejor es realizar una evaluación presencial para obtener un diagnóstico más completo y preciso pues muchas veces, al no actuar a tiempo, las enfermedades se pueden complicar de manera grave.

Si sientes algún malestar y ya acordaste con tu médico una visita, lo mejor es programar una cita y, para tu tranquilidad, mantener las medidas de sana distancia (metro y medio), uso de cubrebocas y careta, además del lavado constante de manos.

Los médicos y profesionales de la salud en clínicas, hospitales y consultorios desinfectamos constantemente las áreas donde conviven las personas como la sala de espera, el escritorio del consultorio y, con mayor atención, los instrumentos de exploración, como termómetros y estetoscopio, que pueden estar en contacto con otras personas.

Sabemos que existen situaciones diversas por las cuales mantener una disciplina en el apego al tratamiento resulta un desafío para muchas personas, por ello te recomiendo que preguntes a tu médico acerca de la gran variedad de programas de apoyo a pacientes que ofrecen diversos laboratorios con los cuales se puede obtener el tratamiento de manera un poco más accesible.

Recuerda que el mínimo cambio a la receta o suspender el tratamiento antes de tiempo, e incluso seguir los consejos de “boca en boca”, aplicar remedios caseros y automedicarnos son factores que pueden empeorar una enfermedad y provocar consecuencias mayores por lo que ante cualquier duda lo mejor es preguntarle y hacer caso a las recomendaciones de #LoQueDiceTuMédico.

En estos tiempos resulta esencial que, en caso de no contar con un médico de cabecera, te acerques a las asociaciones que formamos el movimiento #LoQueDiceTuMédico que, como parte de nuestro compromiso con la salud de los mexicanos, ofrece orientación y asesoría para encontrar un especialista cerca de ti: basta con entrar a la página loquedicetumedico.org para localizar los datos de contacto de las diversas asociaciones que orgullosamente nos aliamos a este movimiento.

También puede interesarte