En esta época digital, donde la información y noticias falsas fluyen de manera inmediata y masiva, resulta imprescindible mantener un contacto y cercanía estrechos con nuestro médico, sobre todo para evitar riesgos de consecuencias más graves que afecten nuestra salud.

Nosotros, como especialistas en enfermedades cardiovasculares, constantemente hacemos frente a problemas diversos para maximizar las posibilidades de mejorar la salud y calidad de vida de nuestros pacientes, pues las consecuencias pueden ser graves o fatales. Un ejemplo de ello es la fibrilación auricular, enfermedad poco conocida.

Palpitaciones, arritmias y la sensación de que “brinca” el corazón, pueden ser signos y señales de esta enfermedad que puede provocar la formación de coágulos en el corazón que, al desprenderse, van al cerebro y deriva en un evento vascular cerebral mejor conocido como “embolia cerebral”, la cual, de no ser atendida a tiempo, deja secuelas graves con un impacto catastrófico en la calidad de vida de los pacientes.

Es importante tomar en cuenta que la fibrilación auricular es la arritmia más frecuente del corazón cuya frecuencia se incrementa después de los 60 años, pero es detectable al tomar el pulso al paciente.

Actualmente, en México contamos con avances tecnológicos como el electrocardiograma, que permite detectar a tiempo la enfermedad y, sobre todo, tomar acciones tempranas.

Ante este escenario adverso, resulta fundamental recurrir a la asesoría de nuestro médico, quien en su caso nos canalizará con el especialista y/o nos ofrecerá el tratamiento más adecuado para nuestro caso particular y, sobre todo, en enfermedades perfectamente controlables –como la fibrilación auricular–, para evitar estos daños graves y mantener una buena calidad de vida.

Para eso, es fundamental hacer caso siempre a la receta de nuestro médico; no hay que cambiar unos medicamentos por otros (o incluso por remedios caseros o “milagrosos”). Lo peor sería suspender el tratamiento “porque ya me siento mejor”, pues el esquema de tal tratamiento está personalizado de acuerdo con el perfil biológico y gravedad específica de avance de la enfermedad.

Debido al incremento de las enfermedades y muertes por trombosis en el mundo, así como la falta de difusión y conciencia acerca de la enfermedad, 60 miembros fundadores pertenecientes a diversas disciplinas, crearon la Sociedad Mexicana de Trombosis y Hemostasia (SOMETH), la cual está integrada por profesionales de la salud dedicados al estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades asociadas a cualquier tipo de trombosis y/o trastornos de hemostasia.

Actualmente, esta organización que cuenta con 300 integrantes a nivel nacional, se enorgullece de unirse a #LoQueDiceTuMédico, movimiento que busca el bienestar de los pacientes mexicanos para mejorar la salud con calidad de vida, al fortalecer la confianza y cercanía con el médico.