¿Cuántas veces no hemos preguntado en primera instancia a los amigos, familiares e incluso hemos realizado búsquedas en Internet por dudas sobre enfermedades de la piel y entre la “información” que encontramos destacan los “remedios caseros”?

Lamentablemente, generación tras generación, justamente los remedios caseros resultan una constante que impide una correcta solución a los problemas de salud de la piel de las familias mexicanas; además, existe una pérdida de tiempo valioso desde el surgimiento de los primeros signos de la enfermedad, hasta el correcto diagnóstico, gravedad y la subsecuente prescripción del tratamiento correcto para cada caso específico.

Y es que si escuchamos los consejos de la vecina, la abuelita, la mamá, las amistades y cambiamos la receta que nos prescribió el médico, incurrimos en una falta que puede traer graves consecuencias a nuestra salud, las complicaciones de la enfermedad y prolongar el proceso. Un ejemplo sencillo y cercano es el acné.

El acné es una enfermedad cuyas lesiones son la principal causa de consulta en nuestra especialidad y afecta del 70% al 87% de los adolescentes, con una mayor incidencia entre los 13 y 25 años de edad; tiene mayor predominio en mujeres, aunque resulta más severo en los hombres.

En México, el acné se presenta en adolescentes hombres un 90% y 79% en mujeres, mientras que en adultos afecta 3% en hombres y un 12% en mujeres. Cabe mencionar que la tendencia a tener acné puede persistir hasta los 30 o 40 años.

Las creencias sobre lavar excesivamente la cara, exprimir los barritos -deja cicatriz la mayor parte de las veces-, no utilizar un fotoprotector o suspender los tratamientos dermatológicos por los efectos secundarios de estos (resequedad, enrojecimiento o irritación), los cuales son temporales, pueden empeorar la enfermedad que afecta la imagen, calidad de vida y estabilidad emocional de nuestros pacientes.

Es por ello que debemos resaltar la importancia de utilizar medicinas y productos prescritos por nuestro dermatólogo, respetar la receta, sus indicaciones y no cambiar los medicamentos para evitar que el acné empeore, así como evitar el uso de remedios caseros y productos milagro.

Nuestra misión como especialistas agremiados en la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), consiste en atender las necesidades de conocimiento sobre los padecimientos dermatológicos más relevantes. Estamos convencidos que la confianza y cercanía con el médico son factores fundamentales para la prevención de riesgos en México. Por ello nos unimos con orgullo al movimiento #LoQueDiceTuMédico, aportando nuestro conocimiento en dermatología. Estamos seguros que la difusión de este positivo mensaje fomentará el bienestar y salud de las familias mexicanas.