Piénsalo, tu doctor de cabecera conoce todo tu historial médico y, por lo tanto, sabe más de ti que cualquier otro médico: tu origen, tus viajes, a qué agentes infecciosos eres sensible y las conductas de riesgo que existen para tu salud; entre otras situaciones.

Por ejemplo, las enfermedades infecciosas son las que más afectan a la población en México pues de acuerdo con la Dirección General Adjunta de Epidemiología y del Instituto Nacional de Salud Pública, ellas significan el 3.6% de las principales causas de muerte en nuestro país.

¡Pero existen muchos tipos de enfermedades infecciosas! Sin embargo, no todos somos susceptibles a sufrir cada uno de los tipos de infecciones que existen. Será más o menos probable sufrir de alguna de ellas dependiendo de nuestro estilo de vida: si padecemos alguna enfermedad crónica, la fortaleza de nuestro sistema inmune (defensas del organismo) y qué tan expuestos estamos a agentes infecciosos en ambientes determinados. Y tu médico de confianza sabe de eso.

También está al tanto de tus alergias a medicamentos y qué tan sensible eres a determinados componentes de una medicina; por ello podría recomendarte, si es necesario, que ajustaras las dosis, o bien optar por medicamentos de otro perfil para que tu salud no corra riesgos.

Por lo tanto, el médico que te conoce podría emitir un diagnóstico más rápido y preciso de tu enfermedad, o referir tu caso al especialista más idóneo, con un prediagnóstico e incluso intervenir para sugerirte que seas cuidadoso con ciertos tratamientos por tu historial de tolerancia a medicamentos.

¡Y no ha terminado! Tu médico sabe cómo es tu ambiente familiar y laboral, por eso conoce los entornos a los que vives expuesto. Y vaya, esto también significa protección para las personas que estimas, tanto en tu trabajo como en tu casa.

Son innumerables las ventajas de tener un médico que te acompañe a través del tiempo, en la salud y la enfermedad. El médico que ya te conoce, identifica las fortalezas y debilidades de tu organismo y sabe qué es lo que necesitas realmente.

Cada uno de nosotros podemos implementar, como médicos o pacientes, acciones que mejoren nuestra salud cuando estamos enfermos. Por ello, como médico especialista en medicina interna, infectología y medicina del VIH, para mí resulta un orgullo auténtico sumarme a #LoQueDiceTuMédico, para aportar desde esta perspectiva especial, un esfuerzo conjunto que mejore la salud de México.