Cuida tu hígado ante el COVID-19

Por: Dra. Rosalba Moreno Alcántar
Integrante de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, A.C. (FundHepa)

Como cada año, el 28 de julio se conmemora el Día Mundial de las Hepatitis Virales para fomentar el conocimiento y la educación acerca de estas enfermedades que pueden poner en riesgo la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo, debido al daño que producen los virus –algunos de manera silenciosa– durante años.

En esta ocasión, se añade un componente que requiere de especial cuidado: la pandemia de coronavirus que desde hace meses nos mantiene atentos a las indicaciones de las autoridades.

Y es que, los pacientes que viven con hepatitis (y otras enfermedades del hígado), forman parte de los grupos de mayor riesgo ante el coronavirus. Los pacientes con hepatitis crónica y las personas que padecen cirrosis establecida y descompensada, deben extremar cuidados toda vez que el SARS-CoV-2 altera el funcionamiento del hígado.

La alteración del nuevo coronavirus en el hígado se manifiesta principalmente por la inflamación y esta última vierte enzimas hepáticas en la sangre. El hígado inflamado no trabaja igual que un hígado sano. Además, este virus puede afectar las pruebas de función hepática desde un 15% hasta un 40% en personas sanas. Esto significa que se elevan las enzimas hepáticas solamente porque el virus ha inflamado todo el cuerpo del paciente y, si bien el porcentaje puede variar en pacientes con problemas de hígado, los expertos sospechamos que así sucede en la mayoría de los casos.

México es uno de los países con alta incidencia de obesidad y diabetes. De los pacientes con estas enfermedades se sabe que de 30% a 40% desarrolla hígado graso y es posible que muchas personas no sepan que ya tienen esta enfermedad.

Resulta muy importante mencionar que los pacientes que se encuentran bajo tratamiento por alguna de las hepatitis virales no deberán suspenderlo ante el diagnóstico positivo por COVID-19, pues no hay evidencia de alguna interacción entre los medicamentos y el virus, por lo tanto es necesario que continúen su tratamiento conforme a las indicaciones de su médico desde el inicio.

Como médicos debemos explicar las ventajas del tratamiento a nuestros pacientes desde el inicio, y más importante aún, las consecuencias que pudiesen surgir por no tomarlo o suspenderlo antes del tiempo indicado. Además, es recomendable que cuenten con una fuente de información cercana a los expertos, como la Fundación Mexicana para la Salud Hepática o #LoQueDiceTuMédico.

Las enfermedades hepáticas tampoco se salvan de los mitos y remedios caseros, mismos que desaconsejamos ya que, el uso de algunas hierbas, puede ser extremadamente perjudiciales para el hígado. Por ello, para prevenir riesgos, les invitamos a que se acerquen con su médico ante cualquier duda que tengan.

Los pacientes que tienen cirrosis descompensada deben mantener un estrecho contacto con su médico tratante, preferentemente y en la medida de lo posible vía remota, para evitar el riesgo de contagio por COVID-19 y en caso de requerir una visita, acordar de manera previa las medidas de seguridad para acudir al consultorio.

Estamos en contingencia y te recomendamos seguir las indicaciones de las autoridades de salud y, en lo posible, quedarte en casa y seguir la etiqueta #LoQueDiceTuMédico en redes sociales para evitar riesgos.

Para la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa) es un orgullo participar con el movimiento #LoQueDiceTuMédico, para colaborar por la salud de los mexicanos con información precisa que mejore la calidad de vida de los pacientes.